Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Extremadura es una Comunidad Autónoma situada en el suroeste de la Península Ibérica, la componen las dos provincias más extensas de España: Cáceres y Badajoz. Es el hogar de muchos conquistadores como Francisco Pizarro o Hernán Cortés que conquistaron los imperios incaico y azteca. El día de Extremadura se celebra el 8 de septiembre.

En cuanto al origen del nombre hay varias hipótesis:

  • El nombre de Extremadura deriva del latín Extrema Dorii  ('Extremos del Duero', o más bien 'en el otro extremo' del Duero, haciendo referencia a su posición al sur de este río).
  • Hoy goza de mucha mayor aceptación la tesis de que el vocablo Extremadura se usaba, en general, durante la Reconquista para denominar a la tierras situadas en los «extremos», era la frontera entre los reinos cristianos del norte (en particular, de los reinos de León y Castilla) con Al-Ándalus.

Evolución histórica

Prehistoria

En el Paleolítico los yacimientos más antiguos se encuentran cerca de los lugares que tienen las piedras más adecuadas para tallar y construir las herramientas y útiles.

Más adelante en el Paleolítico Superior fueron hechos los grabados y pinturas en la cueva de Maltravieso. No se han encontrado restos que sugieran que fuera habitada durante esta época, aunque sí de épocas posteriores por lo que se puede pensar que era un lugar sagrado, no para vivir.

Del Neolítico se conocen varias concentraciones de Dólmenes en diversas comarcas de la región. Los asentamientos conocidos se encuentran a los márgenes del Guadiana, con yacimientos como los de Araya o El Lobo que se desarrolla a partir del 3500 a. C. y sentará las bases para la aparición del Calcolítico, a partir del III milenio a.C. Estos poblados tienen una verdadera vocación agrícola y ganadera. Su situación, próxima a tierras fértiles, suele ser en suaves lomas próximas a cauces de ríos. Las cerámicas se caracterizan por ser prácticamente lisas, con escasas decoraciones y formas simples.


Prerromana

Entre los pueblos prerromanos más importantes que habitaron Extremadura se encontraron los vettones (Vettoni), que habitaron las actuales provincias de Cáceres (norte) y Salamanca. Los lusitanos (Lusitani) que se extendían por casi la totalidad de la actual Extremadura y centro de Portugal eran pueblos pastores dedicados al pillaje y la guerra; cabe destacar la imagen del líder lusitano Viriato y su resistencia férrea frente a los romanos.

Próximos al Guadalquivir, se encontraban los célticos (Celtici), eran principalmente urbanos y ofrecieron poca resistencia a las tropas romanas, por lo que no fueron obstáculo para el avance de éstas.


Época romana

La tierra de esta confederación lusitana sufrió una romanización completa y profunda.

Se construyeron numerosas vías de comunicación (calzadas), grandes urbes, destacando Emerita Augusta, fundada en el 25 a. C., ciudad muy significativa en el Imperio romano y capital de Lusitania, una de las provincias en que se dividió definitivamente la Península Ibérica y un aspecto importantísimo fue la adopción de la lengua del Imperio, base de todos las futuras lenguas romances peninsulares.

La capital de la provincia de Lusitania, Emerita Augusta, se convirtió pronto en una ciudad rica y brillante, que en nada tenía que envidiar a las otras dos capitales de provincia hispanas, Tarraco y Corduba. Tenía una amplia y cuidada red de comunicaciones que la cruzaban para enlazarla con las restantes capitales de provincia y con otras ciudades. Se alcanzó un alto grado de bienestar. Esto lo demuestra el circo de Mérida, capaz de acoger a 30.000 espectadores. Se estima que su población llegó a superar los 50.000 habitantes en época romana. Fue la 9.ª ciudad más importante de su época en todo el Imperio romano, incluso más que Atenas.

En el siglo III d. C. bandas germánicas, constituidas por bárbaros, saquearon la provincia a su paso. Ello aconsejó fortificar las ciudades; de este tiempo datan las murallas de Mérida, Coria y Cáceres. El temido peligro llegaría en el s. V, dejando a la provincia abandonada y en ruinas. La Lusitania fue invadida primero por los alanos y después por los suevos. Con ellos entramos en época Visigoda.


Edad Media

Con la llegada de los sarracenos la Lusitania visigótica pasa a ser Cora siendo Mérida su capital hasta la caída del Califato de Córdoba donde se constituye el Reino Taifas de Badajoz. La Cora (división territorial) de Mérida fue una de las más extensas y poderosas de la península, llegando a tener una extensión mayor al área actual de la región extremeña.

Durante el período de la Reconquista los reinos de Portugal, León y Castilla conquistaron territorios de lo que hoy conocemos como Extremadura. El Reino de Portugal, bajo el mandato del Rey Alfonso I de Portugal se disputó con el Reino de León varios territorios del antiguo Reino de Taifas de Badajoz.Por su parte, la corona de Castilla también avanzó en la reconquista y en el año 1.186 el rey Alfonso VIII de Castilla funda la ciudad de Plasencia sobre un asentamiento anterior.


Edad moderna

Siglo XVI: un rasgo característico de la región fue la emigración masiva a América. Muchos de los emigrantes fueron hombres en busca de la fortuna y fama que España ya no podría ofrecer tras la caida del reino nazarí de Granada en 1.492. Uno de los acontecimientos determinantes de la historia moderna de Extremadura se produce en 1.580, con la unión de los imperios de España y Portugal.

Siglos XVII, XVIII y XIX: la guerra de fue el inicio de una sucesión trágica de guerras devastadoras para Extremadura, que no acabó hasta la finalización de las guerras napoleónicas en el s. XIX. La guerra con Portugal transformó las ciudades y los pueblos extremeños de una manera notable. Se produjo una gran despoblación y un gran abandono de las tierras de labor.


Edad Contemporánea

Siglo XX: la segunda mitad de este siglo estuvo marcado por la sangría demográfica en la región. Más de 800.000 personas abandonaron Extremadura para buscar una mayor prosperidad en otras regiones españolas y en otros países.


Actualidad

La población total de Extremadura en fue de 1.104.004 habitantes de los cuales el 34 % viven en las siete ciudades más pobladas de la comunidad autónoma: Badajoz, Cáceres, Mérida, Plasencia, Don Benito, Almendralejo y Villanueva de la Serena. La región es la mayor productora de tabaco de Europa.

Su economía se basa principalmente en los servicios, la agricultura y la ganadería.Tiene varias denominaciones de origen tales como: Ribera del Guadiana en vinos; Dehesa de Extremadura en jamón; torta del Casar, queso de la Serena, queso de Ibores en quesos; aceite Gata-Hurdes, aceite monterrubio en aceite de oliva; y otras materias como el pimentón de la Vera, la ternera de Extremadura, el cordero de Extremadura, la miel Villuerca-Ibores o las cerezas del Valle del Jerte. Su territorio es cálido en el sur y templado, e incluso frío, en el norte.

Está dotado de gran belleza medioambiental, sobre todo en el norte de la comunidad y de un gran Patrimonio Histórico. Cuenta así mismo con un importante sector turístico, concentrado en las ciudades de Mérida, Cáceres,Plasencia, Badajoz, Trujillo, Garganta la Olla, Cuacos de Yuste, Guadalupe o Hervás, y en comarcas como el Valle del Jerte, el Valle del Ambroz o La Vera.

El pico más alto de la región es el Calvitero, situado en el noreste de la provincia de Cáceres, en el Valle del Jerte, con 2.405 metros.

Por Extremadura pasan dos de los ríos más importantes de la península ibérica: el Tajo, y el Guadiana. Gracias a ellos se produce una agricultura de calidad, con productos como pimentón, tomate, tabaco y arroz.

Está comunicada con el exterior con dos autovías, la “Vía de la Plata” y la A-5. Además, existen otras autovías internas que comunican distintas comarcas de la región.